El hombre que nunca sacrificaba a las gallinas viejas

14,95

El hombre que nunca sacrificaba a las gallinas viejas.

Un hombre normal, una vida normal, una ciudad gris y anodina. La isla vive la apacible quietud de quien no sabe que se avecina tormenta o que, es más, reside en el ojo del huracán. Pero lo cierto es que en Simetría se esconde la maldad. Bajo tierra yace el terror. En sus calles es donde las víctimas se encuentran sin reconocerse.

Marquitos es en sí una contradicción, el amante piadoso, enorme, que se nombra con un diminutivo porque mata con dulzura, siempre por un bien común, el de su ombligo, que abarca todo el mundo, o todo UN mundo, o al menos esa parte de Simetría que se radiografía en esta novela.

(Ignacio Cid Hermoso)

Darío Vilas 

Vigo, 10 de junio de 1979) es escritor y guionista, labores que suele compaginar con su profesión de técnico en comercio o con cualquier otra actividad que le resulte estimulante. Ha ejercido como articulista en diversos espacios culturales y publicaciones periódicas, como las webs Cultura Hache y Ociozero, o las revistas mensuales Scifiworld y Transparencias. También ha publicado relatos en numerosas antologías colectivas y ha sido galardonado con varios premios de literatura fantástica. El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas fue reconocida con el Premio Nocte.

En 2015 debutó como guionista profesional con el libreto de MOM, cortometraje dirigido por Ferrán Brooks en el que adaptó, en colaboración con Juan de Dios Garduño, uno de sus relatos, y que resultó ganador del premio Remi Award en el World Fest de Houston.

Su última obra hasta la fecha es Babujal, un drama histórico con tintes de misterio que da muestra de su inquietud por explorar nuevos caminos en cada proyecto que aborda.

 
  • ISBN: 978-84-9470661-5
  • Autor: Darío Vilas
  • Páginas: 217
  • Presentación: Rústica con solapas papel verjurado

Descripción

Un hombre normal, una vida normal, una ciudad gris y anodina. La isla vive la apacible quietud de quien no sabe que se avecina tormenta o que, es más, reside en el ojo del huracán. Pero lo cierto es que en Simetría se esconde la maldad. Bajo tierra yace el terror. En sus calles es donde las víctimas se encuentran sin reconocerse.

Marquitos es en sí una contradicción, el amante piadoso, enorme, que se nombra con un diminutivo porque mata con dulzura, siempre por un bien común, el de su ombligo, que abarca todo el mundo, o todo UN mundo, o al menos esa parte de Simetría que se radiografía en esta novela.

(Ignacio Cid Hermoso)

 

El hombre que nunca sacrificaba a las gallinas viejas

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.