Hace 130 años un español, Enrique Gaspar i Rimbau, publicó El Anacrónopete, una obra que se adelantaría a todas las que conocemos de viajes en el tiempo, aunque no es, ni mucho menos, la primera obra de ciencia ficción que habla de viajes imposibles. Ya Luciano de Samosata, en el siglo II, en una novela corta, titulada Historia verdadera, relata un viaje a la luna en un barco arrastrado por una providencial tromba de agua.

La rama europea de la ciencia ficción comenzó a finales del siglo XIX con las novelas científicas de Julio Verne (1828-1905), cuya ciencia se centraba más bien en invenciones, así como con las novelas de crítica social de con orientación científica de H.G.Wells (1866-1946). Sin embargo, aunque Wells suele ser reconocido como el gran iniciador del género, Roger Luckhurst demuestra que solo fue el más influyente de una corriente que comenzó pocos años antes.

 

 

El anacronópete fue editada en Barcelona a principios de 1887. Es una novela en formato de zarzuela. El anacronópete, una caja enorme de hierro fundido, navega gracias a la electricidad, que mueve cuatro grandes cucharas mecánicas para desplazarse, además de otra maquinaria que incluye la producción del fluido García, que hace que los pasajeros no rejuvenezcan cuando viajan hacia atrás en el tiempo. La máquina también incluye toda clase de comodidades en su interior y, entre otras maravillas, escobas que barren solas.

La máquina sirve de excusa para una historia en tres actos en los que don Sindulfo García, científico de Zaragoza e inventor del ingenio, su amigo y ayudante Benjamín, la sobrina y pupila Clarita, la sirvienta, el capitán Luis, el amor de Clarita, unos cuantos húsares y algunas mujeres francesas de vida alegre se desplazan en el tiempo.

 

La obra se inserta dentro del espíritu de la época, en la que las obras de Julio Verne tenían mucho éxito. Con seguridad está influenciada por Camille Flammarion y su historia Lumen. El anacronópete, escrita en 1881, es anterior a L’historioscope de Eugène Mouton, por lo que no pudo haber sido influido por este.

 

Nosotros queremos celebrar su cumpleaños y lanzamos una reedición de esta maravillosa obra que todos los que aman la ciencia ficción deberían conocer.

Apúntate a la preventa y entra en el sorteo de una lámina firmada por Iván RuSo.

EL ANACRONÓPETE
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *